Breve historia de la paella

Breve historia de la paella

Saborear nuestras paellas en la playa de Valencia no tiene precio. Muchos dicen que el secreto de la paella valenciana consiste en que a nivel del mar se producen las condiciones óptimas para la cocción del arroz. No obstante, además de las condiciones físicas o climáticas, la frescura de los ingredientes, el arte del cocinero o la belleza del lugar, existe algo más que hace único este plato tan universal de nuestra tierra.

Algunos historiadores sostienen, basándose en documentos escritos, que el origen de la paella se remonta al siglo XVIII. Durante aquel siglo, el gremio de herreros fabricó los primeros recipientes de cocina que pueden considerarse paelleras. No se trataba aún de un utensilio de uso habitual y, según lo describen, sería un caldero más hondo que las actuales paelleras, en donde se prepararían toda clase de guisos. Pronto se percatarían de que el arroz quedaba mucho mejor cocido en este nuevo recipiente que en las cazuelas convencionales. El menor grosor del fondo de la paellera permite una cocción más homogénea del arroz. Con el tiempo se modificó el diseño, aumentando su diámetro, bajando su altura y añadiéndole unas asas. El desarrollo de la industria siderúrgica posibilitó la popularización de este utensilio entre los agricultores, que lo usaban para cocinar fácilmente cuando se encontraban fuera de casa y durante cualquier celebración.

En un principio, “paella” era la palabra valenciana que se usaba para designar al instrumento que hoy llamamos “paellera”. A comienzos del siglo XX, la palabra “paella” se convierte en sinónimo de “arroz valenciano” en la lengua castellana.

Muchos comensales coinciden en afirmar que donde más disfrutan de las paellas en la playa de Valencia es en nuestra casa.

Te invitamos a comprobarlo a tu mismo. En Restaurante L’Estimat te esperan los mejores arroces de nuestra tierra.